sábado, 4 de abril de 2009

Confeción

Mis manos escriben como esclavos hambrientos
 Ordenados por las voces rabiosas en mi cabeza
 doblegadas por el ser de mi mirada.