domingo, 19 de abril de 2009

Cuentos cortos para sueños largos.

Sigo mi pecado, sigo sin nombre
visto de velo, mascaras y sonrisas
cubro mi rostro con bellos tatuajes
hermosas telas cubren mi cuerpo
fina piel adornan mis pies.

Por mí? Por decir?
Donde estoy?

De noche desgarro mi piel
De día busco la redención en tus brazos
Te llamo... Pero sin aparente resultado
mi voz resumbá en el cielo con fuerza.

Miento, chantajeo, encubro las cosas
camino sin rumbo fijo entre los muertos
y en los campos dejo de entender al mundo
Todo ello para poder contar la verdad

Y las cosas que siento
tu jamás las sabrás.